NUEVO MUNDO



En este verano de 2021, segundo año de coronavirus, el caos climático vuelve a copar portadas y pantallas de televisión, pavorosos incendios en Grecia, Turquía, California, Oregón, inundaciones históricas como las de Alemania o China, subsidencias del terreno, récords de olas de calor, la Amazonía es ya un emisor total de gases de efecto invernadero en vez de un sumidero, Groenlandia se descongela más rápido y más que nunca, el permafrost empieza a entrar en un punto de no retorno en algunas zonas del planeta.

Entretanto se espera un nuevo informe del IPCC (Panel Intergubernamental del Cambio Climático) del Grupo I (ciencia) este 9 de agosto, se ha filtrado otra parte del del Sexto Informe del IPCC, el Sumario de Mitigación del Grupo III.

El IPCC es el organismo, dependiente de la ONU, que hace evaluaciones integrales, lo más objetivas posible, del estado de los conocimientos científicos, técnicos y socioeconómicos sobre el cambio climático, para entender la gravedad de la crisis climática, sus causas, posibles repercusiones y estrategias de respuesta.

Es el organismo en el que expertos de todo el mundo, de diferentes materias científicas, colaboran en un esfuerzo de cooperación internacional, dando forma, de manera consensuada, a una serie de informes que, cada 5-6 años, actualizan y evolucionan el conocimiento científico sobre el Cambio Climático Antropogénico, sus impactos cada vez más caóticos y peligrosos, así como las opciones para adaptarse a la crisis climática, atenuar sus efectos, y cómo transitar hacia una economía y un sistema energético sostenibles.

De la anterior filtración que se produjo del Sexto Informe se extraía la siguiente y contundente afirmación: “La vida en la Tierra puede recuperarse de un cambio climático importante... La humanidad no”. Es claro que los científicos que escriben estos informes están preocupados por las filtraciones y lo que pueden evidenciar o lo que se puede interpretar, con buena o mala intención, de las mismas.

Entre algunos científicos su preocupación tiene que ver con eso precisamente, es un tema grave y complejo, porque puede poner en entredicho al propio IPCC porque hoy por hoy es la herramienta de consenso disponible a nivel global con la que se cuenta para enfrentarse a la crisis climática y mitigar su impacto.

De hecho, en otras ocasiones los borradores cambian bastante al publicarse, ¿por qué? Otros científicos y expertos dentro del propio organismo están muy preocupados por la situación actual de emergencia, y por la tibieza de algunas de las conclusiones de los sucesivos informes, y por supuesto, por la escasez de acuerdos reales y la no implementación política de las medidas propuestas por los estados. Algunos científicos se sienten todavía peor: “me siento como notario de un mundo que agoniza”.

Borrador del Resumen

En este caso la filtración es sobre el primer borrador del Resumen para políticos (responsables de políticas) del Grupo III, en inglés Summary for Policymakers. El Grupo III es el encargado de analizar cómo reducir las emisiones, mitigar y atenuar los impactos. Este informe está previsto para su publicación en marzo de 2022.

Pero a la vista de la filtración se pueden observar algunas de las líneas principales del contenido que se publicará dentro de unos ocho meses, estas son:

 - En el informe se reconoce que “no habría que construir ninguna nueva planta de carbón o gas, y las actuales deberían reducir su vida útil, que es típicamente de más de 30 años, a alrededor de 10”.

- “Se necesita que las emisiones de CO2 lleguen a su máximo antes de 2025 y que lleguen al cero neto entre 2050 y 2075”. Esto implica mayor ambición en el corto y medio plazo, acelerar las actuaciones y una implementación efectiva que no se está produciendo. No solo desde la eficiencia económica y ambiental, sino desde la ética y la equidad, desde la innovación y las dinámicas de transición, o desde la psicología, la sociología, y las ciencias políticas. Las diferentes disciplinas permiten identificar sinergias, retos y ventanas de oportunidad. Los cambios deben tener en cuenta y tratar de solucionar la creciente desigualdad para ser aceptados.

-Se reconoce que para conseguir el cero neto en las emisiones se necesita un cierto grado de Captura y Secuestro de Carbono (CDR-BECCS). Sin embargo, estas tecnologías no están a punto e implicarían un despliegue de enormes proporciones, por ejemplo, la planta experimental de la empresa Climeworks, en Hinwil, a las afueras de Zúrich, captura de CO2 del aire, 500 toneladas al año, para luego enterrarlo permanentemente bajo tierra, en forma de roca carbonatada. Según el director de dicha empresa, los científicos del IPCC han determinado que se necesitaría capturar diez mil millones de toneladas de CO2 al año para no sobrepasar en 2050 el aumento de 1.5ºC. Eso significa construir y operar decenas de millones de estas unidades de captura, similares a una fábrica de tipo medio, para tener efecto. Es decir, ni está a punto la tecnología ni se podrían poner en marcha.

-El crecimiento del consumo de energía y materiales es la causa principal del incremento de Gases de Efecto Invernadero (GEI), más que el crecimiento de la población. El ligero desacoplamiento observado del crecimiento respecto al uso de energía (y motivado por la deslocalización de la producción) no ha podido contrarrestar el efecto del crecimiento económico y poblacional. Esto muestra que los desarrollos tecnológicos que permiten mejoras en la eficiencia y el cambio hacia fuentes de energía bajas en emisiones no bastan.  El doctor en física teórica y científico del CSIC Antonio Turiel apunta que “por tanto, una transición muy masiva en consumo de materiales en Occidente puede disparar las emisiones”, pensemos que hablamos de la transición energética basada en el Green New Deal y la transición marcada por los fondos europeos Next Generation que apuntan a la construcción masiva de grandes estructuras, centralizadas, de instalaciones renovables.

-Se confía poder hacer una transición del vehículo ligero de combustión al vehículo eléctrico, en tanto que para maquinaria pesada se reconoce que no hay aún tecnología apropiada. El investigador Antonio Turiel apunta al respecto que, sabiendo esto, es realmente cuestionable la apuesta por el hidrógeno y se debe investigar más. Se menciona explícitamente el riesgo de quedarse sin materiales críticos para baterías, pero se confía todo al reciclaje y a la apuesta por la economía circular.

Después de leer esta filtración del primer borrador del Sumario de Mitigación del Grupo III del IPCC, nos viene a la memoria algo que ya han comentado, en estas mismas páginas, los científicos españoles Eduardo Costas y Victorial López Rodas: “cada año liberamos más CO2 que el anterior y somos muy poco conscientes de la extraordinaria gravedad del problema. Los peores efectos ya son inevitables y la política sigue implantada en la estética”, sentencian.

Asumen que a la sociedad le resulta más fácil imaginarse el fin del mundo que el fin del modelo económico. El fin de un modelo económico basado en pisar siempre más el acelerador sin percatarse de si hay o no carretera por delante. En este sumario no aparece por ninguna parte que para mitigar la crisis climática haya que hacer cambios radicales del sistema económico.

Para agravar más las cosas si cabe, la Cumbre de Sistemas Alimentarios de la ONU, está asumiendo los principios de este modelo económico en crisis para sostener y aumentar los actuales sistemas de producción de alimentos que son insostenibles (agroindustria, macrogranjas), y que son la principal causa de la destrucción de bosques y otros ecosistemas en todo el mundo, así como una importante fuente de emisiones de gases de efecto invernadero. Una sociedad convenientemente informada de la gravedad existencial del problema no se quedaría impasible.

 
Agradecer a integrantes del colectivo Scientist Rebellion por colaborar en hacernos llegar la filtración

08/08/2021
08/08/2021 | Comentarios



El poder de la diferencia, nuevo libro de Myrtha Casanova
¿Qué significa realmente la diversidad en la gestión de empresas e instituciones? ¿De qué hablamos cuando nos referimos a la diversidad y a su poder para mover el mundo?
 
La diversidad «es la propia naturaleza de la humanidad» y «su gestión es un factor crítico para el progreso, un recurso que debe ser parte fundamental de una estrategia enfocada a la creación de un desarrollo inclusivo que comporte beneficios sociales y económicos».

Este es el punto de partida de El poder de la diferencia, un libro en el que la miembro del Club Nuevo Mundo,  Myrtha B. Casanova, analiza el concepto de la diversidad, su evolución, el coste de la no inclusión y cómo la están gestionando empresas de referencia.
 
El poder de la diferencia sugiere un modelo para la implementación corporativa de la gestión de la diversidad y la inclusión (D&I) sirviendo de hoja de ruta y recordatorio del proceso que conviene seguir a lo largo de su implementación.

Más información

02/07/2021
02/07/2021 | Comentarios



1 2 3 4 5 » ... 18
Nos anticipamos al futuro
Eduardo Martínez de la Fe
Este Blog ha sido creado por el Club Nuevo Mundo para recoger las iniciativas, reflexiones, experiencias y propuestas que sus miembros y socios quieran hacer llegar a la sociedad. Está estructurado en torno a 4 ejes temáticos: artículos, pensamientos, propuestas y noticias. A través de ellos, cualquier persona puede conocer lo que se está cocinando en el seno del Club Nuevo Mundo y comentar las diversas aportaciones.

Relación de Miembros del Club Nuevo Mundo


Archivo
L M M J V S D
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31









Compartir este sitio
Síguenos
Facebook
Twitter
Rss
Mobile