NUEVO MUNDO


He de reconocer que las primeras veces que escuché el término Nación Digital me chirrió por varios flancos.

Siempre he sentido cierto rechazo a las naciones y particularmente a los estados-nación, que a partir de 1899 con la “clausura del mapa” (según terminología de Hakim Bay, 1991) consiguen engullir todo el territorio del globo terrestre, sin dejar un pedazo de Tierra sin ser reclamado por una u otra nación-estado. Fue pues el siglo XIX el primer siglo sin terra incognita, sin última frontera. El primer siglo en el que todo el globo terráqueo  se  fronteriza, se cosifica, se posee, se domina.

Se dice en mi pueblo, que quien parte y reparte se queda con la mejor parte.

Por otro lado la digitalización de la sociedad me daba vértigo. Primero por mi “analfabetismo tecnológico-digital” y segundo porque me abruma que la humanidad seamos capaces de crear herramientas que se nos van de las manos y que estén puesta mayoritariamente al servicio de quienes parten y reparten,  quienes a su vez prestan servicio al capital y están desarraigados de la Tierra y de sus gentes y enfocados en estrategias y en  intereses cortoplacistas. Lejos de valores comunitarios y de estrategias del bien común, principales anhelos de mi alma.

Así que entenderéis que cuando en el Club Nuevo Mundo se comenzó a hablar de Nación Digital, e incluso se publicó el libro (Tu) Nación Digital que yo misma presenté y cuya lectura recomiendo, me vi sumergida en un sinfín de contradicciones internas.
Lejos de anclarme en mis chirriadas internas he ido procurando abrir mi mente a la inevitable transformación para comprender mejor.

Nación

Uno de mis primeros pasos fue acudir a la RAE y buscar los dos términos: nación y digital

Con el término nación decidí prescindir de las acepciones que me llevaban a gobierno y territorio y por lo tanto a fronteras, y opté por quedarme con la tercera acepción:

Conjunto de personas de un mismo origen y que generalmente hablan un mismo idioma y tienen una tradición común.

Y decidí darle un giro a la interpretación de estas palabras. La humanidad somos un conjunto de personas con el mismo origen, los microorganismos. Más allá de la lingüística hablamos un mismo idioma, el de las emociones que son universales. Y tenemos una tradición común marcada por nuestra biología. Da igual en que parte del planeta estés, respiras, comes y cagas. Da igual que tengas mucho “poder” o que seas un “mindundi” igualmente respiras, comes y cagas. Cambian las formas pero no la esencia. Así que según este hilo de pensamiento la humanidad somos una nación.

Digital

El término digital fue toda una revelación que abrió mi mente a nuevas interpretaciones de la potencialidad de Nación Digital. Anteriormente  a la búsqueda en la RAE, digital o digitalización, sólo lo podía ver en su significado tecnológico y  para mí la transformación digital era tan sólo una transformación tecnológica que me ocasionaba pavor, todo sea dicho. Toda herramienta de creación humana tiene su luz y su sombra, un cuchillo por ejemplo, lo puedes utilizar para cortar una jugosa sandía o para matar a alguien. Y ampliar nuestro dominio tecnológico sin transformar el interior de las personas sólo podía significar la destrucción inminente de la humanidad.

Sin embargo, el término digital en primera acepción es lo perteneciente o relativo a los dedos.  Los seres humanos tenemos dedos en manos y pies, concretamente 20 a no ser que sufras alguna malformación o amputación. Algunas voces hablan de la frecuencia 13:20 la frecuencia del cuerpo, 13 articulaciones básicas y 20 dígitos. Frecuencia ignorada por una de las principales armas de dominación y control social, el calendario gregoriano, pero esto es harina de otro costal.

Digital no es sólo una cualidad tecnológica, ni referente a los números dígitos, sino también humana, homínida, animal. Sin olvidar que dos de sus acepciones hacen referencia a nombramientos a dedo, sin duda alguna un uso y costumbre muy extendido en la sociedad, sea dicho de paso. Pero  además digital es también vegetal. .

La digital es una familia de plantas herbáceas con bellas flores y usos medicinales. Un dedal dio nombre a sus flores y por ello se le llama también dedalera, y de nuevo nombro a mi pueblo en el que se dice que “costurera sin dedal cose poco y cose mal”. Sus hojas contienen una poderosa toxina, la digitalina, que afecta al funcionamiento cardiaco. Extremadamente venenosa si no se usa en la dosis correcta. La digital es un ejemplo clásico de droga derivada de una planta que es usada con mucha cautela debido al estrecho margen de seguridad terapéutica y la dificultad de determinar la cantidad de sustancia activa adecuada en las preparaciones herbales.

Y es aquí donde veo que la naturaleza nos vuelve a hablar si nos predisponemos a escuchar.

Nación Digital

La digitalización de la sociedad puede ser  muy positiva si se administra en dosis correctas o puede ser letal sí se administra en exceso.  Si trabajamos por una Nación Digital, entendiendo nación como el conjunto humano, y digital como tecnología, humanidad y naturaleza, la digitalización puede mejorar el funcionamiento de nuestros corazones, nuestros cuerpos y nuestra casa común.

Eso sí, mientras procuramos mejorar el mundo, hay que darse unos cuantos paseos de piel hacia adentro porque recordemos que no puedes dar lo que no tienes, en ocasiones hay que insiliarse.  

Dicho lo cual invito a todas aquellas personas que usamos las tecnologías y a aquellas que además las generan, las promueven, las financian y las implantan, que tengamos siempre en cuenta el estrecho margen de seguridad al que nos enfrentamos y a que usemos un dedal simbólico para coser mucho y bien.

¿Quién sabe? Igual hasta somos capaces de trascender las fronteras y vivir en amorcracia.

En el pasado año 2019, hemos celebrado el CXXV aniversario del nacimiento de Miguel Catalán, único físico español, al que la comunidad científica internacional dedico con su nombre, un grupo de cráteres de la Luna, para perpetuar su memoria.


Hemos comentado en tendencias 21 en múltiples ocasiones ésta efemérides. Hoy la reiteramos para recordar su labor científica, y en especial en la determinación de la estructura de la materia, hace ya cien años.
Precisamente, en mi blog sobre fisica e ingeniería, he publicado nuevas referencias a ésta efemérides, y a la labor científica de Catalán:
CXXV ANIVERSARIO DE MIGUEL CATALÁN
https://www.tendencias21.net/fisica/CXXV-ANIVERSARIO-DE-MIGUEL-CATALAN_a78.html
En estos días, acabo de publicar en diversas revistas nuevos artículos sobre nuestro profesor, reivindicando su labor en la elaboración del modelo atómico B-S. En estos nuevos textos sugiero que en justicia, ese modelo, realmente debería ser re-denominado como Modelo B-S-C.
Los referidos artículos se pueden consultar en la revista de la Sociedad Española de Química, Anales de Química:
Aniversario del nacimiento de Miguel A. Catalán
http://analesdequimica.com/115-5/vol-115-5.pdf
En la revista Advances in Historical Studies:
https://www.scirp.org/journal/ahs/
Miguel A. Catalán’s CXXV Anniversary
file:///I:/MAC/19%20MAC/MODELO%20B%20S%20C/MODELO%20ATOMICO%20BSC/REVISTA%20DE%20QUIMICA/PUBLICADO/Miguel%20A.%20Catalán’s%20CXXV%20Anniversary.html
Y también, en la revista de la Real Sociedad Española de Física:
CXXV aniversario de Miguel Catalán
http://www.revistadefisica.es/index.php/ref/article/view/2599
En todos estos textos se dan referencias y testimonios de terceros, en relación a la labor de Catalán para poder definir un modelo concreto de estructura de la materia.
 
CXXV aniversario
Ya en este mismo foro de la revista científica, tendencias21, nos referíamos a los actos convocados en su recuerdo:
Convocatoria de actos en el CXXV aniversario
https://club.tendencias21.net/mundo/Convocatoria-de-actos-en-el-CXXV-aniversario_a84.html
Han sido múltiples y muy diversos esos actos en su recuerdo.
 
Estructura Atómica
La ciencia es realmente una obra colectiva de muchos investigadores, algunos de los cuales, muy pocos, son identificados por sus especiales hallazgos, patrimonializando sus descubrimientos, y quedando el trabajo de los restantes, la mayoría, en el anonimato histórico.
Hace unos cien años, existía una constante preocupación científica para determinar la configuración electrónica de los átomos, el conocer como los electrones se estructuran, comunican u organizan, y de esta forma, poder definir el modelo atómico que representaba con idoneidad, la estructura de la materia, y que explicase con coherencia su comportamiento y propiedades.
A lo largo del siglo XIX y en los primeros años del siguiente siglo se propusieron diversos modelos atómicos para explicar la estructura de la materia.
No obstante, Ernest Rutherford, (1871- 1937), fue el primero que en la época moderna, concibe un núcleo central y una nube de electrones a su alrededor, proponiendo un modelo atómico (1911) más próximo a la realidad.
Niels Henrik David Böhr (1885-1962) propuso, en 1913, una variante del anterior modelo, en el que los electrones orbitaban en torno al núcleo atómico, conforme a trayectorias circulares, y su número en cada órbita, aumentaba desde el interior hacia el exterior. Además, justificaba como al cambiar su posición de un orbital exterior a otro interior, emitían un fotón de energía discreta. De esta forma, el modelo se sustentaba en la mecánica cuántica.
Este modelo permitía justificar los fenómenos espectroscópicos, por ejemplo, las relaciones que Balmer había deducido matemáticamente entre las diferentes líneas de emisión del hidrógeno, e incluso hasta la estructura de átomos simples, como el del Hidrogeno. En este modelo los grupos de electrones se suponía orbitaban el núcleo a ciertas distancias, formando capas.
Es en este marco conceptual en donde hace cien años, irrumpe Miguel Catalán con sus descubrimientos, permitiendo un nuevo desarrollo para la espectrografía y dando resultados empíricos, que permiten confirmar las estructuras conceptuales propuestas para determinar un modelo atómico de la materia.
 

Nos anticipamos al futuro
Eduardo Martínez de la Fe
Este Blog ha sido creado por el Club Nuevo Mundo para recoger las iniciativas, reflexiones, experiencias y propuestas que sus miembros y socios quieran hacer llegar a la sociedad. Está estructurado en torno a 4 ejes temáticos: artículos, pensamientos, propuestas y noticias. A través de ellos, cualquier persona puede conocer lo que se está cocinando en el seno del Club Nuevo Mundo y comentar las diversas aportaciones.

Relación de Miembros del Club Nuevo Mundo




Noticias del Club Nuevo Mundo

Síguenos en Facebook




Compartir este sitio
Síguenos
Facebook
Twitter
Rss
Mobile