NUEVO MUNDO





Alicia Montesdeoca Rivero
12/03/2019

Queridos amigas y amigos del Club Nuevo Mundo:


En primer lugar quisiera mostrar mi adhesión a  las opiniones dadas sobre la última reunión del Club. Siento que dimos, todos a la vez, un paso importante en la materialización de este proyecto que tanto nos ilusiona.
 
Ya de vuelta a casa, comentábamos Eduardo, Viktor Gómez y yo la envergadura de los retos que los ponentes pusieron de manifiesto en distintos sectores vitales de nuestra sociedad global. De esta reflexión surgió la idea de que nos debiéramos proponer, también, unos monográficos donde se informe y se analicen aquellas iniciativas que de la sociedad actual están emergiendo, muchas de ellas en la periferia de nuestras instituciones regulares, para gestionar los distintos problemas a los que nos enfrentamos.
 
Entre 2008 y 2009 organicé un ciclo internacional sobre Complejidad y Modelo Pedagógico. Este ciclo dio la oportunidad de traer de Francia, Argentina, Brasil y varias universidades españolas a especialistas que debatieron, con el público asistente, sus propuestas para enfrentar los retos en educación, tema que tiene mucho que ver con el desarrollo de capacidades para los nuevos tiempos. Al final, tras las conclusiones y la firma de un manifiesto, el profesor de la Universidad de Barcelona Saturnino de la Torre me propuso realizar un nuevo encuentro para convocar a aquellas experiencias pedagógicas innovadoras que se estaban dando en el mundo.
 
Entonces, en ese momento, las circunstancias para la divulgación de aquellas innovaciones pioneras, en la enseñanza de todos los niveles, no se dieron y el proyecto quedó sin poderse llevar a cabo.
 
¿Por qué les cuento todo esto? Me atrevo a proponerles que hagamos pedagogía en todos los campos. Los problemas de nuestra sociedad están demandando una acción contundente para renovar los pilares de una cultura de explotación, hasta el agotamiento de los recursos, basada en una visión mercantilista y egoísta.
 
Esa cultura está ciega y no encuentra camino alguno en sus dinámicas por superar los problemas que ella misma crea. Las instituciones creadas para sostener las creencias, los deseos, las costumbres tradicionales…, languidecen por su rigidez y por su incapacidad para actualizarse al ritmo de las verdaderas necesidades humanas y medioambientales, y para descubrir los errores en sus actuaciones que son, muchas veces, las causantes de los problemas. Las inercias que padecen impiden la innovación.
 
Sin embargo, cada día, y casi siempre desde las periferias de la sociedad, van surgiendo propuestas que se convierten en experiencias y en nuevos aprendizajes, que por la flexibilidad de lo no institucional se van adaptando a la realidad, y acompasando a ella los ritmos de sus actuaciones.
 
Son experiencias en todos los campos, no solo en educación, y seguro que si nos ponemos a enumerar las que cada uno de nosotros conoce, podríamos propiciar, con su análisis y la divulgación que hagamos de nuestras propuestas, el cambio hacia una cultura de lo sostenible  que propicie la desconexión de lo mal llamado “crecimiento”, “progreso”, “civilización”, desde una única mirada, la occidental, capitalista, democrática y católica.
 
Les animo, en primer lugar, a compartir la información que tengamos sobre las innovaciones que se están dando en todos los campos del saber, en el de las relaciones sociales, en el de las empresas proveedoras de productos y servicios sostenibles. En general de todas aquellas  instituciones de nuevo cuño comprometidas con mejorar el presente y el futuro humano, y nos embarquemos en un proyecto de divulgación que dé esperanza en el futuro y herramientas para las actuaciones en este presente, que sirvan para reorientar los cauces por donde discurre la actividad humana, para seguir dando vida, más vida y más que vida, como diría el sociólogo Georg Simmel, a este hermoso planeta azul (nuestro hogar) y a todo lo que él acoge.
 
Y, en segundo lugar, a diseñar un programa de trabajo  cuyo objetivo sea hacer llegar a todos los rincones del globo una nueva estrategia de supervivencia y de convivencia.
 
 
 

12/03/2019
12/03/2019 | Comentarios



Una de entretenimiento para crear debate de sexo (perdón quise decir de género) en la astronomía, biología, física, mundo digital, las ciencias humanas… ¿Se abre una brecha intergeneracional nueva?


Si algo han tenido siempre las ciencias es que mayoritariamente no se ponen en duda debido a su faceta de investigación previa que sirve para verificar su cumplimiento, pero de un tiempo a esta parte la sociedad en su revisionismo permanente está complicando hasta niveles insospechados el lenguaje de modo que facetará el mundo científico ya que parece que también ha de ser políticamente correcto, inclusivo y feminista. 

Bajo la idea de correcto, inclusivo  feminista como tres premisas básicas, si empezamos por el campo de la astronomía, ni el sol como planeta se salva de su revisión. Como concepto es un sol (masculino) aunque podríamos decir la sol o lo sol para no incurrir en ponerle género dominante y como planeta, al mismos tiempo es una estrella (femenino singular) de modo que contenta a todos y apoya la causa revisionista de género, por el contrario aunque la tierra suena bien por su género (femenino), la idea del mundo como planeta, debiera ser motivo de revisión, e igual es mejor “lo mundo” y llegando a otros planetas como Júpiter, Saturno, Urano, Neptuno igual habría que darle una vuelta y cambiar algunos nombres de planetas y renombrarlos, así Júpiter podría ser Atenea y Plutón lo cambiamos por Afrodita… total si cambiamos nombres de calles por que no los de los planetas… todo es ponerse y crear una comisión de inexpertos.

En bilogía (la ciencia y la devoción de nuestro ilustre biólogo Eduardo Costas),  las bacterias se salvan, pero y que me decís de los microbios…  ¿quién ha dicho que los microbios son masculinos? ¿eh?, ¿o es que no pueden ser microbias? y es que el machismo nos invade incluso cuando estamos enfermos, porque seguro que si fuesen microbias otro gallo nos cantaría en este planeta igual las enfermedades serían igualitarias.

De la física (la pasión de nuestro querido Gabriel Barceló) que decir… se me saltan las lágrimas solo de pensar en el disgusto que se llevaría, pues la física desde su modo de expresión (los números que ya son masculinos) encima y para colmo algunos son primos (que ya podían ser primas o primos, primas y primes) para ser inclusivos y recoger todas las sensibilidades numéricas, pero la física todavía va más lejos, asume la ley de la gravedad como algo normal  (con errores de cálculo pero normal) ¿y por qué han de caer los objetos atraídos por un plantea?, pues no, eso es humillarse ante el machismo del cuerpo celeste, pues eso, si hace falta, se cambia la ley, incluso por real decreto y se deroga la de la gravedad para que no caigan los cuerpos, sino que se levanten o como poco que todo rebote…

En el mundo de la ciencia digital también hay sus más y sus menos en cuanto a tendencias, en un estado digital, los códigos binarios deberían ser más flexibles, debería tenerse la posibilidad de que fuesen unitarios, trinarios o cuaternarios, aunque suene a antiguo lo de cuaternario. Si las familias ya son de uno, dos, tres, cuatro o más padres y madres, por qué la programación ha de ser binaria, faltaría más. Ni estado digital ni leches (perdón he dicho estado), hay que abrirse a otros modos de pensar, se terminó el código binario en programación, que vivan los códigos abiertos…

Si se trata de desarrollo humano, de ciencias humanas, hay que tener cuidado porque una teoría que se plantee que las empresas deben actuar como la naturaleza ¡ojo!, porque si hablamos de los árboles, malo (es masculino) , pero si es en términos  de las plantas  (es femenino) ya vamos bien o de lo vegetal (neutro) ¡chapeau¡, que parece que no, pero cambia mucho, y no digamos si es del reino animal y tocamos la veterinaria, ¿por qué un reino y no una república animal?, o es que los animales no deberían votar libremente bajo qué forma de gobierno quieren vivir... 

En fin, que al paso que vamos, será más difícil publicar las conclusiones de un estudio científico que el trabajo de desarrollar un sistema para viajar en el tiempo. Alguna ventaja tendrá y es que todo serán secretos bien guardados porque solo por la pereza de no escribirlo sin molestar a nadie, igual terminamos por no publicar nada.

Como decían Asterix y Obelix, estos romanos están locos, pero los hispanos no les vamos a la zaga.

Espero que, además de generar algo de polémica sobre la teoría del péndulo, os resulte simpático/a/e… y ojo, que todos los movimientos sociales están dirigidos, las casualidades no existen y sería bueno plantearse la base: ¿nuevo mercado a segmentar?, ¿guerra por los recursos limitados pero ahora por género?, ¿distraer la atención sobre temas de estado del bienestar abriendo una brecha intergeneracional nueva? Ya me diréis vuestra opinión.

08/03/2019
08/03/2019 | Comentarios



1 ... « 49 50 51 52 53 54 55 » ... 57
Nos anticipamos al futuro
Eduardo Martínez de la Fe
Este Blog ha sido creado por el Club Nuevo Mundo para recoger las iniciativas, reflexiones, experiencias y propuestas que sus miembros y socios quieran hacer llegar a la sociedad. Está estructurado en torno a 4 ejes temáticos: artículos, pensamientos, propuestas y noticias. A través de ellos, cualquier persona puede conocer lo que se está cocinando en el seno del Club Nuevo Mundo y comentar las diversas aportaciones.

Relación de Miembros del Club Nuevo Mundo


Archivo
L M M J V S D
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30        









Compartir este sitio
Síguenos
Facebook
Twitter
Rss
Mobile