NUEVO MUNDO





Edita Olaizola
07/04/2022

"Los cambios de consumo individual no bastan y hace falta una transformación profunda y rápida del conjunto del sistema productivo"


Imagen: Pixabay
Imagen: Pixabay
Esa frase de Fernando Valladares - miembro de nuestro Comité Científico -  resume muy bien la situación actual en que se encuentra el planeta, a pesar de que los científicos llevan ya muchos años advirtiendo de los graves peligros que nos acechan si seguimos por este cauce de producción y consumo desmedidos.

Es cierto que los gobiernos están poniéndose manos a la obra para intentar evitar el colapso global que se nos viene encima, pero también es cierto que lo hacen tarde, poco, mal y desorganizadamente, con los ojos puestos en las reacciones de sus votantes, y sobre todo desde un enfoque antropocéntrico que no ayuda precisamente a legislar como convendría a los intereses de la Tierra y sus habitantes.

Una parte importante de la responsabilidad de la terrible situación actual la tienen las empresas, cuyos objetivos estratégicos han estado centrados en los beneficios económicos descuidando otros ámbitos  que ahora se visualizan como vitales. Las empresas, por otra parte, solo son un reflejo de la sociedad en la que se mueven, esa sociedad que durante años y años ha priorizado el despilfarro, el aquí y ahora, la competencia a ultranza y la carrera sin fin para lograr "más de todo y cuanto antes".

Pero también en esto podemos encontrar una faceta favorable:  las empresas, en comparación con los gobiernos, tienen mucha más facilidad para redefinir sus objetivos y replantear su posicionamiento, puesto que sus estructuras y sus núcleos de decisión son más cortos y ágiles:  pueden virar la nave en mucho menos tiempo, con menos esfuerzos y con menos recursos que un gobierno cualquiera.

Eso es una buena noticia, porque las empresas marcan en gran medida el tipo de consumo que la ciudadanía aceptará con escasas reticencias: incluso estamos viendo actualmente que una gran empresa dedicada a la bocadillería de hamburguesas está publicitando hamburguesas veganas.  Eso significa que ha sabido leer qué desea la ciudadanía, y el hecho de entenderlo y aceptarlo tiene resultados positivos a varios niveles:  se mantiene en su nicho de mercado, satisface a una parte (cada vez más importante) de sus clientes, sigue consiguiendo beneficios económicos y divulga en la sociedad nuevos hábitos de consumo más sanos para las personas y para el planeta.

A diferencia de esta empresa, hay otras que no solo se limitan a modificar sus productos o servicios en función de las señales captadas en el mercado:  van un paso más allá y estudian seriamente cómo seguir haciendo negocio trabajando a la vez a favor de la naturaleza.

En este caso, el cambio fundamental ha sido de paradigma, evolucionando del antropocentrismo hacia la cosmovisión.  Se ven a sí mismas como un ecosistema  más dentro del gran ecosistema Tierra y tienen en cuenta todas las interrelaciones que se producen valorándolas desde el respeto y el beneficio mutuos.

En este contexto está fructificando el modelo de Biomimética Organizacional, que aprende constantemente de la naturaleza para diseñar, elaborar y ofrecer sus productos y servicios.  Es, pues, un modelo ético de asegurar resultados (no solo económicos, obviamente) y de contribuir a frenar cuanto antes esta carrera hacia el abismo en la que estamos todos inmersos.


José Esquinas, detenido a las puertas del Congreso. Foto: Mar Muro.
José Esquinas, detenido a las puertas del Congreso. Foto: Mar Muro.
Querido amigo, estoy conmocionada por las imágenes de tu resistencia y de tu rostro serio ante dos uniformados que pretendían hacerte callar. Detrás de ti, el espectáculo que daban las puertas cerradas de un parlamento (con minúscula) ciego, sordo y sin palabras para justificar su gobernanza. La que cada día, haciendo oídos sordos a las evidencias y a los avisos de los que más saben, colabora al deterioro del planeta y al posible fin de una humanidad inconsciente de lo que se juega.  

Tu imagen, las imágenes de todos y cada uno de los científicos que estuvieron a las puertas del Congreso denunciando a voz en grito, porque ya no se pueden escribir más ”informes” sobre lo que pasa y sobre las consecuencias que, a corto plazo vamos a padecer, fueron aleccionadoras. Las invisibilidad de los supuestos representantes, ante esta manifestación de denuncia, resultó ser vivo ejemplo de ignorancia y soberbia.

José Esquinas cuando es detenido, y luego simplemente retenido por la policía nacional. Foto: Mar Muro..
José Esquinas cuando es detenido, y luego simplemente retenido por la policía nacional. Foto: Mar Muro..
Ante la gravedad de la situación planetaria, en Madrid los que saben más son frenados y dispersados por unas fuerzas del orden, de un orden viejo que no se renueva porque ya acabó su tiempo. Unas circunstancias que me retrotraen a un tiempo pasado que no pensaba iba a repetirse más.

Como sabes tú bien, el tiempo de estas instituciones, tal y como están concebidas, ha periclitado. Necesitamos cooperar, colaborar, empatizar para salvar y perpetuar la vida. Abrir las puertas de las consciencias de todos y cada uno de los ciudadanos, empezando por los niños y los jóvenes, para que miren hacia lo esencial, para que adquieran utopías, para que amen aprender a conocer, a ser, a sentir, a querer a un planeta que está en permanente primavera, ofreciendo en cada una de sus expresiones latidos de vida que son promesas de más vida y de más que vida.

Nosotros, los mayores, tenemos un importante papel que jugar entre las nuevas generaciones, y muchos, como tú, lo están jugando. Este tiempo y estos procesos que vivimos necesitan de la experiencia que está en los más viejos, los que más retos han enfrentado y los que más problemas han superado. Una experiencia que les ha de servir a ellas, a las generaciones que nos suceden, de pilar sobre los que posar sus jóvenes pies para mirar al futuro que hay que construir, y que le sirva de soporte a los nuevos retos que cada día han de enfrentar, sintiendo que no están solos porque otros y otras vinieron antes a preparar el territorio, con el abono de sus corazones.
 
Te quiero mucho, amigo. Gracias por la consciencia humana que tan dignamente representas.
 
Alicia Montesdeoca Rivero
7 de abril de 2022
 

07/04/2022
07/04/2022 | Comentarios



Nos anticipamos al futuro
Eduardo Martínez de la Fe
Este Blog ha sido creado por el Club Nuevo Mundo para recoger las iniciativas, reflexiones, experiencias y propuestas que sus miembros y socios quieran hacer llegar a la sociedad. Está estructurado en torno a 4 ejes temáticos: artículos, pensamientos, propuestas y noticias. A través de ellos, cualquier persona puede conocer lo que se está cocinando en el seno del Club Nuevo Mundo y comentar las diversas aportaciones.

Relación de Miembros del Club Nuevo Mundo


Archivo
L M M J V S D
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30      









Compartir este sitio
Síguenos
Facebook
Twitter
Rss
Mobile